Entrenamos en competencias y habilidades emocionales para favorecer el bienestar en el trabajo

Entrevistamos a Cristina Jardon, Directora de Emovation, uno de los Socios Emprendedores de Empresa y Sociedad.

Experta en Inteligencia Emocional, Mindfulness y Self-Compassion. Con más de 17 años de práctica en diferentes técnicas de desarrollo personal, lleva los últimos 5 dedicada a la formación y consultoría para el desarrollo del Bienestar en las personas y en las organizaciones.

Formada con los pioneros a nivel mundial y nacional sobre Inteligencia Emocional y Minfulness, y certificada en varios protocolos internacionales. Investiga sobre el impacto de mindfulness en la atención y el bienestar en contexto educativo y empresarial.

Docente en RRHH en varias universidades y escuelas de negocio. Implanta programas de Well-being en las organizaciones

 

¿Cuál es vuestro producto?

EMOVATION es el proyecto a través del cual implantamos programas para favorecer el Bienestar o Well-being en el puesto de trabajo, en organizaciones de cualquier tipo. Estos programas incluyen consultoría y formación basada principalmente en el entrenamiento en competencias y habilidades emocionales y ejecutivas de manera experiencial, creando nuevos hábitos en los participantes.

Las personas trabajamos mejor cuando nos sentimos bien y estamos conectados nuestro trabajo. Y esto impacta positivamente en el trabajo que realizamos y en las relaciones que podemos construir en el trabajo. Sin duda, el resultado es un mejor rendimiento individual y grupal, que se transforma en productividad para cualquier organización.

 

¿Cómo empezastes?

Mi experiencia personal precede a la profesional. Practico meditación, yoga y otras disciplinas de desarrollo personal desde que tenía 21 años, tras un accidente en el que ví morir a personas de mi edad. Unos 15 años más tarde,  y tras otro declive personal, me dí cuenta de que todos mis años de práctica habían sido clave para mi adaptación y poder encarar mi vida con Inteligencia Emocional. Ahí comencé a formarme, a desarrollar mi metodología y a ponerlo a prueba. Fue el inicio de lo que hoy hago y dirijo en mis proyectos.

Comencé en el sector educación, con profesores y líderes educativos, porque mi entrada era más sencilla como Pedagoga. Hasta la fecha han sido más de 2000 profes entrenados y varios programas implantados en centros, que miran la Educación con otra perspectiva y que son capaces de llevar la inteligencia emocional a su día a día.

En 2013 comencé como docente en el Centro de Estudios Garrigues con Inteligencia Emocional y desde hace dos años con Mindfulness aplicado a RRHH. Posiblemente es una de las Escuelas de Negocios más pioneras en España en estas materias. Son innovadores y es un honor poder formar parte de este equipo.

Soy una persona muy activa y vinculo varios proyectos en otras escuelas de negocio en materias de desarrollo de personas, docencia en la UCM y en otras universidades, … y en este momento, más centrada en la implantación de programas de Bienestar o Well-being en las organizaciones.

 

¿En qué sois diferentes?

La consultoría es uno de los puntos que nos diferencian. Es base para nuestro trabajo. Es vital conocer la situación emocional-mental de una organización a través de la utilización de cualquier prueba que nos indique cómo los empleados  gestionan el estrés o la multitarea, o cómo se están gestionando los equipos y cómo podríamos obtener mejores resultados finales mejorando la regulación emocional. Así, adaptamos las soluciones, a veces multidisciplinares, a cada cliente. Sabemos que el estrés es algo que está suele estar presente en el contexto laboral, pero cambia según el sector o el nivel jerárquico.

Por otro lado, nuestra metodología es otro punto diferencial. Al basarnos en la muchos años de práctica propia e investigación en las técnicas que empleamos, el entrenamiento que dirigimos es absolutamente experiencial. De este modo, hemos conseguido generar aprendizajes prácticos que se fijan mejor, y que conllevan la generación de nuevos hábitos de vida. Además, cada participante reflexiona y aprende sobre su propia necesidad individual. Es decir, no realizamos formaciones magistrales que se olvidan en un cajón, sino entrenamientos que impulsan a las personas a adquirir nuevos comportamientos más saludables- emocionalmente hablando- en el trabajo.

 

Seguro que tenéis casos de éxito que puedas comentar

Los programas para el desarrollo de Well-being en el contexto laboral están teniendo un desarrollo exponencial en todo el mundo. El primer programa sobre Inteligencia Emocional y Mindfulness apareció en Google hace sólo 10 años. Se trata del programa Search Inside Yourself, del que seré Instructora Certificada en unos meses para la implantación del programa en España.

Bien, este programa –y otros muchos que le han seguido-, cuyos resultados han sido medidos, ha probado científicamente cómo la productividad en una organización mejora notablemente cuando los empleados reciben entrenamiento en Inteligencia Emocional y Mindfulness.

En nuestro caso, hay varias experiencias exitosas que hemos detectado con relativas pocas horas de entrenamiento y dejando tiempo para que las personas practiquen lo aprendido en su día a día del trabajo. Nos falta poder medir el impacto a largo plazo.

Recuerdo el caso de un jefe de equipo en una empresa del sector de la automoción –sector con altos niveles de estrés-. En los primeros minutos del entrenamiento manifestó la necesidad imperiosa de aprender alguna técnica para gestionar su estrés, que le estaba afectando seriamente a nivel físico y emocional.

En la primera sesión tomó conciencia de sus verdaderos estresores internos, y una semana más tarde, tras la puesta en marcha de lo aprendido y la práctica de las técnicas, dijo haberse dado cuenta de cómo su vida había mejorado. Se sentía más relajado con las circunstancias que escapaban de su control y eso le hacía estar más tranquilo con él mismo y con su equipo, algo que era muy beneficioso en la gestión de imprevistos y conflictos.

La parada y la toma de conciencia son los primeros pasos para el cambio.

 

¿Alguna anécdota simpática en tu relación con empresas?

Nuestra manera de trabajar es diferente, y puede chocar al principio. Todos estamos acostumbrados, o preferimos, que nos digan qué tenemos que hacer para estar bien, para ser felices. Es más fácil que los lo dicten a buscarlo por nosotros mismos. Es gracioso ver las caras de algunos de los asistentes cuando, en los entrenamientos, les decimos que son ellos los que nos van a dar la clave del bienestar en el trabajo. Y aunque alguno ha llegado a decir “…creía que los Expertos sois vosotros y nos íbais a dar una solución…”, lo cierto es que tras los programas encuentran la solución a su medida y agradecen este tipo de metodología. Porque nuestro enfoque es de dentro hacia fuera. Para estar bien con lo que te rodea, primero has de estar bien contigo mismo. Es por eso que les llevamos a una inmersión emocional y mental importante, y es de ahí de donde surgen los cambios que necesitan para sentirse mejor en su trabajo.

 

¿Qué recomendación comercial darías a emprendedores B2B?

El mercado B2B es sin duda más pequeño que el mercado B2C. Haría dos recomendaciones para emprendedores B2B. La primera es que inviertan tiempo y esfuerzos en la construcción de una red de contactos importante. Vivimos en el mundo de las conexiones y contactos. En este sentido poder ser parte de un Club de Emprendedores que funcione bien facilita muchísimo la labor comercial. La segunda recomendación es autenticidad. Creo que ser auténtico en lo que uno hace es un elemento diferenciador en la actualidad. Ser auténtico es pensar, sentir y hacer, alineado con tus propios valores de vida.

 

¿Y qué recomendarías a las empresas en relación con la innovación emprendedora?

Estamos en un momento de grandes cambios en las organizaciones. En momentos de innovación y emprendimiento, de apostar por mejoras de los procesos y mejoras también de las personas que hacen las organizaciones. Hablamos de innovación en las personas para que puedan generar su mejor rendimiento en la organización, favoreciendo la gestión positiva del estrés y reduciendo las bajas laborales. Son momentos de cambios para departamentos como RRHH, RSC, Salud..

Los empleados cuentan porque de ellos depende la productividad final de la organización, sin duda. Y se ha demostrado científicamente algo que ya intuíamos: trabajamos mejor y somos más creativos cuando nos sentimos bien.

Desde nuestro enfoque de Personas, innovar en emprendimiento es una manera de favorecer el compromiso del empleado, motivándole a aportar hacia la mejora de los procedimientos. Se habla de Intraemprendimiento, es decir, emprender desde dentro de una organización para la mejora de ésta.

 

¿Algo que añadir?

El futuro de las organizaciones es hacerlas humanamente sostenibles, y esto es invertir en la inteligencia emocional de los empleados y líderes. No tengo ninguna duda de que en unos años un porcentaje elevado de las empresas en España tendrán implantados programas de Bienestar con actividades y técnicas al alcance de todos, presenciales y on-line. Ya es una realidad en multinacionales afincadas en nuestro país. Cuestión de tiempo.

 

¿Qué os aporta ser Socios de Empresa y Sociedad?

Ser socio de FEyS aporta contactos, apoyo y oportunidades de negocio a través de las diferentes actuaciones que se llevan a cabo. La implicación de la Dirección con los socios es muy elevada y todo el equipo está volcado en prestarnos las mejores herramientas para que nuestros productos/servicios crezcan.

Destaco los Desayunos Empresariales. Creo que son una idea fantástica para dar a conocer lo que realizamos cada emprendedor.

 

Más información

Sobre Emovation

Sobre el ecosistema emprendedor de Empresa y Sociedad

 

Post by admin